Inicio Turismo México “CLAUSURAS” EN RESTAURANTES ¿NUEVA CACERIA DE BRUJAS? (2ª Parte)

“CLAUSURAS” EN RESTAURANTES ¿NUEVA CACERIA DE BRUJAS? (2ª Parte)

22 minuto leer
0
0
86

En nuestra edición anterior, al tiempo de reportar una nueva oleada de inspecciones, multas, amenazas de clausuras y clausuras definitivas en restaurantes de distintas regiones del país, hechas por muy diversas autoridades (SAT, PROFECO, COFEPRIS, SALUD, DELEGACIONES, MUNICIPIOS, INVEA, ETC.), bajo infinidad de causas y/o pretextos (legales, extra legales y hasta ilegales), dejamos la invitación abierta a nuestros lectores para que nos compartieran de manera abierta o anónima (para evitar represalias), sus experiencias al respecto de ésta que pareciera ser una nueva “cacería de brujas” en contra del sector restaurantero del país.

Antes de revisar un “caso” enviado por uno de nuestros lectores (empresario restaurantero), que refleja el acoso, la mala fe y la impunidad con la que actúan algunos inspectores (y autoridades), demos paso a un breve resumen de lo que consignamos en nuestro número anterior.

RESUMEN
Hablamos de: una nueva serie de acciones intimidatorias de diversas autoridades y niveles de gobierno en contra de restaurantes; confirmamos la vulnerabilidad de los restaurantes ante la “sobre-regulación”; dimos cuenta de múltiples inspecciones, multas, amenazas de clausuras o clausuras efectivas, por diversas razones (todas ellas consignadas en diferentes medios de comunicación); referimos el temor fundado que existe para denunciar prácticas intimidatorias de las autoridades y sus inspectores, que encuentran en la “discrecionalidad” y “ambigüedad” de decenas de leyes, reglamentos, mandos y hasta simples boletines o circulares, la forma de encuadrar una conducta aparentemente atípica o ilegal en un restaurante, justificando así todo tipo de sanciones y/o abriendo la posibilidad para obtener dadivas o prebendas no del todo legales.

Por último dimos algunos ejemplos de multas y clausuras por: pequeñas fallas en la facturación electrónica (imputables a proveedores autorizados por el SAT y no al restaurantero) en San Luis Potosí y Tamaulipas; no retirar saleros de las mesas (Torreón); vender bebidas energizantes (legales), no contar con listas de precios a la vista del público y/o supuesta publicidad engañosa (Estado de México, Michoacán, CDMX, Veracruz y Chihuahua); operativo intimidatorio denominado “mala copa” (CDMX); mezclar residuos orgánicos e inorgánicos (CDMX); no actualización de programas de protección civil (Puebla); y en el colmo, hasta la arenga pública de la COEPRIS a los ciudadanos para denunciar mal servicio o malos tratos en restaurantes, pues según su propia confesión “casi no reciben denuncias” (Chihuahua).

PARA MUESTRA… UN BOTON
No se necesita ser un iluminado, ni un erudito para darse cuenta de que no existe en esta “nueva ofensiva de inspecciones y verificaciones contra restaurantes”, un verdadero interés de mejorar el entorno del sector o cuidar a la ciudadanía, sino un ánimo de intimidación, persecución, abuso de poder y justificación del trabajo de muchas instituciones (algunas ineptas y obsoletas), que bien saben que el restaurantero es un sector que siempre les ha servido de “escaparate” para el lucimiento, en fin, una verdadera “cacería de brujas”.

Es la voz de uno de nuestros lectores (Osvaldo Caldú), quien valientemente “no” pidió el anonimato para relatar su caso, siendo Socio-Director de un par de restaurantes ubicados en la Ciudad de México, que bajo la marca “El Asado Argentino” operan con gran éxito desde 1994 uno y desde el 2009 el otro, quien nos narra parte de su odisea por defender sus negocios, no ceder ante la intimidación y no prestarse a actos de corrupción, colocándonos ante una terrible realidad que muchos restauranteros padecen, que pocos denuncian y que los organismos de representación empresarial (léase CANIRAC), siguen “sin querer ver… ni defender”.

En función de no distorsionar la información “entre comillas y en letra cursiva” citaré textualmente parte importante de las quejas, argumentos, escritos y defensas expuestas por el Señor Caldú (argentino por nacimiento y mexicano por naturalización y convicción), en dos diferentes inspecciones, una ante PROFECO y la otra ante la COFEPRIS.

VERIFICACION DE PROFECO
Comunicación de fecha 27 de enero de 2017, suscrita por el Señor Osvaldo Caldú dirigida a: Procuraduría Federal del Consumidor; Procurador Ernesto Nemer Alvarez.

“Escribo en carácter de representante legal de la empresa… restaurante con nombre comercial El Asado Argentino del Sur. Como tal, quiero denunciar el procedimiento de verificación que la Profeco realizó en el mencionado restaurante el día 2 de Junio de 2016, ya que se llevó a cabo de manera incorrecta y amañada”.

“Recibimos la visita de inspectores… con el expediente… Aproximadamente a las 14:30 horas del 2 de Junio. Tras acreditarse debidamente… y presentar la orden de verificación, los tres verificadores solicitaron una infinidad de documentos. A petición suya les entregamos menús para eventos, nuestras cartas (incluyendo la versión en inglés y en braille) e incontables comprobantes de ventas. Como no encontraron nada significativo que motivara una sanción, siguieron pidiendo más documentos… Transcurrieron aproximadamente 5 horas de visita, aunque en el acta omitieron la hora de salida. Durante este tiempo dieron muchas vueltas, pasando desde un tono intimidatorio hasta lanzar amenazas de empapelar el establecimiento con sellos de clausura. Evidentemente estaban sin comer, y se acercaban curiosos a nuestros asadores, preguntando por los cortes… Por supuesto no nos dimos por aludidos, y sólo respondimos con la información requerida a sus comentarios…

Finalmente revisando los recibos de venta encontraron una excusa para presionar: en el recibo con folio… aparece la descripción: Empanada Humita C/Q pz. Esta descripción se refiere a una empanada de humita a la cual el cliente solicitó se le agregara queso. Los verificadores argumentan que este producto, empanada de humita con queso, no se encuentra en la carta… En este caso particular se le agregó queso a solicitud del cliente; una modificación mínima… La aclaración en el recibo es necesaria para que la comanda de proceso llegue a la cocina con la aclaración de un relleno diferenciado.

El segundo argumento para la sanción es tan aberrante, amañado y ridículo como el primero, y se refiere al recibo… con la descripción: media mixta c/aguacate pz $65.00… En nuestra carta se encuentra el producto “Ensalada mixta $100.00. En este caso el cliente, que considera que nuestras órdenes son demasiado abundantes para el consumo individual (nuestra ensalada normalmente la comparten 3 o 4 comensales), nos solicitó media orden y agregarle aguacate. Entender esto como un fraude al consumidor requiere de muy mala leche e imaginación retorcida.

Finalmente para completar el paquete, uno de los Inspectores bajó de las oficinas y sacó de atrás de la barra una “Coca Cola Zero” en lata de 237 ml. El verificador argumenta que el refresco en cuestión estaba caduco, ya que en la base aparece la inscripción “10 de marzo 2016 CP”. Le aclaramos que la compra del producto era reciente…

Nos comunicamos con el corporativo de Coca Cola… Nos aclararon que la fecha seguida de CP nada tiene que ver con la caducidad del producto, sino que más bien se refiere a consumo preferente… es el momento óptimo del producto, y dura aproximadamente 15 días desde su envasado. Nos aclararon también que el refresco puede permanecer años dentro de la lata sin volverse nocivo para la salud, ya que la lata está hecha de aluminio y el gas carbónico es un conservador. Nos comunicaron, finalmente, que tenían referencias de casos anteriores donde sus clientes les manifestaron que PROFECO utiliza este argumento de la Coca Zero para extorsionar a giros mercantiles…

En ese momento comienzan a usar un tono más intimidatorio y a amenazar con empapelar el establecimiento de sanciones. Argumentan que si revisan nuestra cava y encuentran el faltante de una etiqueta de vino anunciada en la carta, es una violación grave a la ley del consumidor. Esto es absurdo ya que en bebidas de importación la existencia depende de inventarios locales y de los flujos de producción e importación.

Presionaban, pero no pedían; son corruptos pero no tontos. Para no dejar lugar a dudas, les aclaramos que en esta empresa no se negocia con inspectores. Terminaron de llenar su acta y pegaron grandes sellos de suspensión en las ventanas de las puertas de acceso al restaurante (foto adjunta)…

Debajo de los carteles de suspensión, pusimos otro de la empresa con el siguiente texto:

“Estimados clientes: El día… tuvimos una exhaustiva revisión de PROFECO, detectaron 3 Coca Colas Zero de 237 ML. comprada al proveedor con fecha 20 de marzo de 2016 y marcada para consumo preferente a 10 de Mayo del presente año. El proveedor manifiesta que la coca cola no tiene caducidad. También argumentaron que se vendió ½ Ensalada con Aguacate, esto fue con el ánimo de dar un buen servicio al cliente, así como haberle agregado queso a una empanada de Humita a solicitud del cliente, y que estos productos no figuraban específicamente en la carta “ya que fueron un servicio ocasional”. La suspensión es exclusivamente para el producto Coca Cola Zero 237 ml. Estos son los argumentos de PROFECO para la sanción aplicada, y proceso de multa”.

Además agregamos otro cartel con el siguiente texto:

“Esta empresa no hace tratos con ladrones, extorsionadores y traidores a la patria”

Fue un ejercicio interesante. Los clientes sacaban fotos… y nos manifestaban su solidaridad. Muchos empresarios de la zona compartían experiencias similares con el “Cártel de los inspectores”… cobrando a las pequeñas empresas “derecho de piso”. Desgraciadamente sus testimonios los dan en forma anónima. Todos temen a las represalias o a perder sus negocios… Lamentablemente no se trata de casos aislados…
A través de redes sociales… manifesté mi inconformidad con PROFECO… Dejé correr el tiempo y el día 26 de Septiembre del 2016, llegó una orden de retiro de sellos, ante lo cual consideré que por fin había encontrado un poco de cordura y sensatez en esa institución… Para mi sorpresa, el día 16 de Noviembre de 2016, nos llegó una notificación de una multa como resultado de la inspección por $35,000.00 pesos.
Generalmente, estas multas irracionales y absurdas se caen en el Tribunal Contencioso Administrativo, pero ya hicieron daño… y generó un gasto… Según cifras del INEGI, el 93.3% de los actos de corrupción en México no se denuncian… De cualquier manera. Siempre será preferible padecer multas y sanciones arbitrarias que hacer tratos con traidores a la patria…

Sr. Lic. Nemer… Soy consciente de que no se me sanciona por servir media ensalada mixta, una cucharada de aguacate, o 5 gramos de queso. La sanción la emite “el cártel de los inspectores” por mi resistencia a un acto de corrupción.

La resolución de mi multa y el futuro de mi negocio es intrascendente, lo que realmente me duele es el futuro de México. Atentamente Sr. Osvaldo Caldú Zataraín… El Asado Argentino del Sur.

Hasta aquí la misiva del Sr. Caldú a la PROFECO.

Por cuestiones de espacio no nos fue posible referir la posterior vista de inspección realizada a este mismo establecimiento (ejecutada el 29 de noviembre del 2016), pero ahora “curiosamente” ordenada por la COFEPRIS, ni la respuesta del Sr. Caldú a la misma (en donde se presume acoso, intimidación, ilegalidad, etc.), ni nuestro punto de vista legal respecto de ambos casos.

Lo invito a que nos acompañe en nuestra próxima edición, para terminar de revisar esta terrible “tragicomedia”, que estoy cierto, con pequeños o grandes matices padecen cientos o miles de empresarios restauranteros del país, no sin antes exhortarlos para que nos compartan (de manera anónima o pública) sus experiencias, con el máximo interés de lograr “desenmascarar” los abusos y a los abusivos y con la mínima esperanza de que tanto las autoridades cesen su acoso, como de que los órganos de representación empresarial (léase otra vez CANIRAC), se “fajen los pantalones” y cumplan su promesa de proteger los intereses de su gremio.

Cualquier comentario, sugerencia o experiencia lo recibiremos en: revista@dir-ayb.com.mx.

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por admin
Cargue Más En Turismo México

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira además

RESTAURANTE “NOMA TULUM”; 7 SEMANAS EN MEXICO (600 DOLARES LA CENA P/P)

El restaurante de ubicado en Copenhague, Dinamarca “Noma” (acrónimo del danés “nordisk mad…