Inicio Tecnología en Alimentos Comida Online LA GUERRA QUE VIENE

Comida Online LA GUERRA QUE VIENE

20 minuto leer
0
0
38

Un nuevo fenómeno se presenta en el horizonte de la restaurantería en México, y no sólo del sector denominado fast-food (comida rápida) o casual, sino también del tradicional, clásico y hasta el de manteles largos, que es el de la comida para llevar y el servicio de entregas a domicilio, que gracias al surgimiento de empresas especializadas en tomar y/o surtir pedidos utilizando diversas aplicaciones (Apps) vía “online” y esquemas de “economía colaborativa”, están logrando competir con buena posibilidad de éxito contra grandes cadenas y franquicias que por años han dominado esos mercados, como es el caso de Domino´s Pizza, KFC, Pane Envía y otras.

PARA LLEVAR O
ENTREGA A DOMICILIO
Como ya hemos revisado en ediciones anteriores, dentro de las diferentes tendencias actuales y futuras que señalan los especialistas en materia del mercado global de alimentos y bebidas a nivel mundial (tales como: comida saludable; uso de productos orgánicos locales; servicio amable y rápido; etc.), destacan dos que sin deslindarse de aquellas, han estado caminando a pasos tan acelerados como la tecnología misma y están marcando un punto de diferenciación en las preferencias de los consumidores: la comida para llevar y los nuevos servicios de entrega a domicilio.

Los modernos estilos de vida acelerada, especialmente en zonas urbanas, han generado muchos cambios en las costumbres de la población, incluyendo por supuesto, el tiempo que se dedica para comer, las más de las veces condicionado a los tiempos de traslado (tráfico) que las personas tienen que cubrir para acudir a sus trabajos, escuelas y otras actividades, que hacen casi imposible lograr, como antaño se acostumbraba, desayunar o comer en familia, y a veces ya ni siquiera cenar.

Estás necesidades han creado un espacio para que el servicio “on-the-go” (para llevar) y el de “delivery” (entrega a domicilio) crezcan de manera exponencial, basando buena parte de su expansión y crecimiento en la tecnología, desarrollo y popularidad de los dispositivos móviles, cuyo uso se ha convertido también en una nueva forma de vida, incrementándose cada año el porcentaje de personas que condicionan la mayoría de sus decisiones a todo aquello que encuentran en internet y/o en redes sociales.

Practicidad y portabilidad: El concepto “fast-casual” toma fuerza por practicidad y tiempo, tanto para los clientes como para los restaurantes.

Para el caso de la comida “on-the-go”, en términos generales el cliente ordena y paga la comida en una barra y espera para recibir su pedido rápido. La clave de estos restaurantes es contar con comida fresca y con mejores ingredientes que las cadenas comunes de comida rápida, pero a su vez sanos, nutritivos, variados y cuyo tiempo de preparación-entrega sea altamente eficiente, que se resume como “rápido y bueno”.

Por su parte la “entrega a domicilio”, que por muchos años dominaron tan sólo algunas cadenas de comida rápida, ha experimentado una verdadera revolución con la entrada al mercado de nuevos jugadores, que sustentados en la llamada “economía colaborativa” están reemplazando viejos esquemas de negocios.
La proliferación y el uso sistematizado de “Apps”, tales como Uber (taxis), Airbnb (hospedaje), etc., basadas en la idea de compartir, intercambiar o alquilar productos y/o servicios a través de plataformas tecnológicas que regulan las transacciones, han estado impactando los mercados e incursionando en infinidad de áreas, desde choferes privados, tintorerías, hospedaje, súper en casa y hasta empleadas del hogar.

Siendo dos temas complementarios entre sí, pero a la vez diferentes, revisemos en primera instancia el de la comida para llevar (delivery) y algunas de las opciones que ya existen en el mercado nacional.

COMIDA ON LINE
Si bien es cierto que desde algunos años empezamos a ver empresas que ofertan comida de diferentes restaurantes a domicilio, como “SinDelantal” y “Hellofood”, sin duda la entrada al mercado de “UberEATS” con toda la infraestructura que ya tenía desarrollada para el servicio de taxis, ha sido un detonador para que muchos restaurantes de todo tipo, desde los de gran lujo y hasta pequeñas fondas, taquerías y fuentes de sodas, hoy se suban a estas plataformas y empiecen a explorar el gran mercado de entregas.
A decir de la prestigiosa Revista Forbes, las diversas empresas que están ofreciendo este servicio a restaurantes han registrado un incremento del 8% en 2016, con ventas tan relevantes como las de la empresa “Sin Delantal México” que sumó 500 millones de pesos (mdp) anuales en pedidos de comida en nuestro país, con una plataforma donde ofertan 3,000 restaurantes con entrega a domicilio, generando cerca de 60,000 órdenes mensuales.

El negocio de la entrega de comida a domicilio representa una necesidad en las grandes metrópolis donde la diferencia entre pedir comida o salir a comer a un restaurante representa ahorros de tiempo y dinero.

Se estima que el mercado global de reparto de comida de restaurantes crecerá 10% entre 2015 y 2020, hasta llegar a los 93 mil 400 millones de dólares (Euromonitor).
UberEATS
Para darnos una idea de lo que ofrecen estas empresas cuyas plataformas “online” representan su mayor atractivo, revisemos algunas de las coberturas, ofertas y comisiones bajo los que trabaja cada una de ellas, en el entendido de que estas pueden variar según el cliente (asociado), volumen de ventas y/o servicios de promoción adicional o paquetes contratados.

Cuotas: En el caso de UberEATS, en términos generales cobra una cuota a los restaurantes por su afiliación al sistema (fee); de igual manera cobra al restaurante un promedio de $40.00 pesos por el envío a domicilio, sin importar el monto del pedido.

Condiciones: Dentro de las más importantes, destaca el hecho de que el restaurante no puede variar los precios de la carta que ofrece en el establecimiento, debe tener capacidad para poder surtir un mínimo de 100 pedidos al día y cumplir con lo que ofrece al cliente (calidad y tiempos). Por último, se requiere que el negocio afiliado tenga la posibilidad de escalar su producción.

Sistema de despacho inteligente: La característica de este sistema es que la comida no espera en el restaurante, esto es, el sistema solo empieza a buscar un repartidor cuando la comida está a 5 minutos de estar lista. De esta forma el repartidor no está esperando en la sucursal y el restaurante no tiene comida que se pueda enfriar, deteriorar o llegar a entorpecer la operación del propio restaurante.

Capacidad de entrega: Siendo los restaurantes y los repartidores (que pueden hacer entregas en bicicleta, ecobici, motocicleta o automóvil) la pieza clave de este negocio, evidentemente UberEATS solo llega a esas zonas donde estima que puede llegar a tener un mayor número de restaurantes afiliados.

Calidad y variedad de la comida: La Directora General de UberEATS México, Caroline Merin, ha señalado que antes de autorizar la afiliación de algún restaurante a su sistema, supervisan directamente la calidad de sus productos, desde la preparación y hasta los empaques: “Cuidamos mucho la calidad. Acudimos físicamente a cada restaurante para asegurarnos que las opciones que se publiquen en la aplicación sean buenas y deliciosas”.

El servicio a domicilio: Para quienes tiene un negocio de comida, uno de las grandes tendencias es hacer que la gente acceda a la mejor comida de forma fácil. Al igual que con Uber (taxis), los repartidores de UberEATS reciben una capacitación, se convierten en socios. El pago que reciben es un porcentaje de los 40 pesos del envío.

SIN DELANTAL (HELLOFOOD)
Esta empresa que nació en España en el 2009 y llegó a México en 2012, ha logrado crecer tanto que en abril del año pasado compraron las operaciones de su principal competidor “HelloFood”, con lo que se ubicaron, hasta antes de la llegada de UberEATS, como la plataforma de comida a domicilio por Internet número 1 en México.

Esta app, a diferencia de UberEATS, tan sólo oferta, contrata y cobra los pedidos de los diferentes restaurantes afiliados a su plataforma, pero no realiza la entrega a domicilio, la que deberá ejecutar por cuenta y con personal propio cada restaurante.

Operación: Esta aplicación opera a través de cualquier dispositivo con conexión a Internet: desde computadoras, celular, tablets, smartphone y hasta televisión.

El cliente se conecta vía internet a la página web o app de “SinDelantal”, se registra (ingresa su dirección), elige un platillo de alguno de los restaurantes afiliados, realiza un pedido y elije su forma de pago, tarjetas de débito, crédito o una cuenta Paypal, o bien, en efectivo al recibir su pedido. Se transmite la orden al restaurante y este lo envía al cliente.

Afiliados: Según su página cuentan con más de 5,000 restaurantes afiliados a nivel nacional.

Comisiones: Son a cargo del restaurante y son variables, a saber, van del 15% al 20% del costo del pedido.

Ofrecimientos: Conseguir nuevos clientes cada día para los negocios; Ellos reciben la orden y ofrecen resolver todas las incidencias que puedan surgir con los clientes para que el negocio nunca pare; Contar con un asesor personalizado que ayudará a incrementar los pedidos; Posibilidad de darse de baja del sistema en cualquier momento, sin penalización.

RAPPI
Un emprendimiento colombiano que en el 2016 fue catalogada como una de las 20 aplicaciones más innovadoras del mundo; tiene 400,000 usuarios activos, vende 2,7 millones de dólares al mes y ha logrado que doce fondos internacionales inviertan en ellos.

Cómo funciona: Cuando alguien realiza un pedido en la app, este es enviado a un “rappitendero” (que es como llaman a sus repartidores) que se encuentre en la zona. Este con su bicicleta o moto se encarga de atender el llamado y recoger los productos que se hayan ordenado. Por supuesto debe ir a tiendas y restaurantes cercanos al lugar del pedido para llegar con rapidez al cliente.

La aplicación “Rappi”, disponible para Android y IOS, cuenta con una serie de alianzas con empresas de supermercados, farmacias, restaurantes, cerveceras y productos de higiene, entre otras, donde ofrecen los productos y sólo se agrega una comisión por el envío para el cliente, en tanto que el restaurante pagará una comisión de entre el 20% y 25% del costo del pedido.

El (precio) de envío puede variar: 20 pesos para los productos de una tiendita y farmacia, 40 pesos para un restaurante o supermercado, 50 pesos para pedir dinero en efectivo (hasta 2 mil pesos) y por el servicio de “otros favores” la hora puede costar un promedio 85 pesos.

Para aquellos productos o servicios de empresas con los que Rappi no tiene alianzas, la empresa cobra un 10% de comisión adicional del valor total del pedido.

En próximas colaboraciones les hablaré de algunos aspectos a considerar en el servicio para llevar y en el de entregas a domicilio, que espero le puedan ayudar a organizarse antes de emprender estas nuevas aventuras, que seguramente podrán hacer su negocio mucho más rentable y estar preparado para… la guerra que viene.

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por admin
Cargue Más En Tecnología en Alimentos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira además

“CLAUSURAS” EN RESTAURANTES ¿NUEVA CACERIA DE BRUJAS? (2ª Parte)

En nuestra edición anterior, al tiempo de reportar una nueva oleada de inspecciones, multa…